AP

Tal vez no haya diferencia más grande que la forma en la que Canadá y los Estados Unidos de Donald Trump están reaccionando ante los miembros más vulnerables de la sociedad.

Abrigados con ropa de invierno, cargando niños y maletas, refugiados y familias de inmigrantes indocumentados están huyendo de Estados Unidos por la frontera noreste hacia Canadá. Buscan asilo de las políticas anti-inmigrantes de Trump.

Advertisement

Las autoridades canadienses están ayudando a estos inmigrantes a cruzar las zanjas cubiertas de nieve en la frontera. Incluso les están cargando las maletas y a sus hijos pequeños.

Esto puede parecer un gesto trivial dado que la Policía Montada de Canadá (RCMP, por sus siglas en inglés) detiene inmediatamente a los solicitantes de asilo cuando entran a territorio canadiense. Pero en realidad, el respeto y la humildad mostrada por las autoridades canadienses frente a estos refugiados de Trump contrasta con las acciones recientemente emprendidas por las autoridades migratorias de Estados Unidos. También afirma el compromiso de Canadá de respetar los derechos humanos.

Advertisement

El caso más reciente ocurrió el pasado viernes cuando nueve solicitantes de asilo — cinco adultos y cuatro niños — intentaron cruzar la frontera en Champlain, Nueva York.

Advertisement

Según la agencia Reuters:

Cruzaron por el barranco cubierto de nieve que separa a los dos países uno del otro. Agentes de la RCMP que miraban desde el otro lado los ayudaron a levantarse, recogiendo a los niños más pequeños y preguntándole a una mujer, que se apoyaba en un compañero mientras caminaba, si necesitaba atención médica.

La provincia de Quebec ha tenido el mayor número de solicitantes de asilo desde que Trump asumió la presidencia. "Van a estar caminando — ves a familias enteras, como dos adultos y tres niños la mayoría de las veces”, Matthew Turner, un residente local, le dijo a NPR.  

Así es como NPR describe los cruces de esta semana:

Un agente les habla, diciendo: 'Usted tiene que pasar por la, la aduana, la frontera, pero si cruzas aquí, serán arrestados y luego los procesaremos, ¿de acuerdo?’

La mujer asiente con la cabeza y toma pasos hacia ellos. El policía canadiense ofrece llevar a su bebé mientras ella camina por la nieve resbalosa. Ella le da al niño y luego toma la mano de otro policía que le ayuda a llegar a la carretera en el lado canadiense.

La policía canadiense sólo puede detener por 24 horas a aquellos que cruzan la frontera de manera ilegal, informó la vocera de la RCMP Camille Habel. Luego tienen que ser liberados o presentados ante un juez, afirmó NPR.

Advertisement

Advertisement

"Una vez que hacemos todas nuestras revisiones y que podemos confirmar que no son una amenaza para la seguridad nacional, los entregamos a [la Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá], que luego empieza el proceso de inmigración”, dijo Habel.