Luis Chaparro

EL PASO, Texas – Algunos activistas pro-inmigración en Estados Unidos están recurriendo a la sátira para promover su mensaje.

Cientos de personas celebraron este fin de semana un sarcástico baby shower dirigido al Secretario de Homeland Security, Jeh Johnson, para protestar contra la detención de niños y familias indocumentadas.

Advertisement

El evento llamado “Diapers in Detention” (Pañales en Detención) hizo un llamado para organizar “un baby shower para el gobierno de los Estados Unidos”.

La asociación pro-inmigración conocida como El Instituto Fronterizo de la Esperanza (HOPE, for sus siglas en inglés) organizó una campaña para enviar miles de cartas “felicitando” a Johnson mientras cientos de activistas se manifestaron frente a varios centros de detención alrededor del país.

Advertisement

Advertisement

“Durante el fin de semana enviamos miles de cartas a Jeh Johnson como parte de este movimiento a nivel nacional”, dijo Anai Ramírez, vocera de la asociación.

Luis Chaparro

“Los bebés no pertenecen en las prisiones” y “Los bebés necesitan amor, no detenciones” fueron algunos de los slogans que los activistas escribieron en sus pancartas durante la protesta en El Paso, Texas.

Manifestantes en Houston, San Antonio y Dallas también llevaron bolsas de pañales, globos, y juguetes.

La violencia en países como El Salvador, Guatemala y Honduras ha expulsado a miles de madres y niños que buscan llegar a los Estados Unidos en calidad de refugiados.

En lo que va del 2016, las autoridades migratorias estadounidenses han detenido a más de 48 mil menores no acompañados y a 58 mil familias en la frontera entre México y Estados Unidos, según el último reporte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

Advertisement

Advertisement

En 2014, el gobierno estadounidense creó el primer centro de detención en Artesia, Nuevo México para madres y niños con más de 3,800 camas para albergarlos. En el 2015 se inauguró un centro en Dilley, Texas con capacidad para albergar a 2,400 personas.

Todas esas camas ya están ocupadas, asegura Theodora Simon, directora de la asociación HOPE.

Simon dice que hay bebés de menos de 18 meses en estos centros.

Advertisement

“Aquí mismo en El Paso hay una familia de varios, incluyendo a un niño muy pequeño, que fue detenida por la Border Patrol y están encerrados en el centro de detención”, me dijo Simon durante la protesta el pasado viernes en El Paso frente al Centro de Procesamiento para Indocumentados de la agencia de Inmigración y Aduanas (ICE).

Luis Chaparro.

Hoy por hoy existen tres centros de detención para familias indocumentadas en Estados Unidos. Están en Berks County, Pennsylvania y Karnes City y Dilley, Texas.

Advertisement

Advertisement

Sin embargo, el gobierno estadounidense insiste que en cuanto a las deportaciones, su prioridad no son los niños ni las mujeres y mucho menos los bebés, sino aquellos que representan una amenaza para la seguridad nacional.

Luis Chaparro

“El secretario nacional [Jeh Johnson] ha declarado en repetidas ocasiones que nuestras fronteras no están abiertas a la inmigración ilegal”, dijo Carl Rusnok, un portavoz de ICE en El Paso. “Si alguien fue detenido en la frontera y ha tenido una orden de expulsión por un tribunal de inmigración, o no tiene ninguna apelación pendiente y no reúne los requisitos para el asilo u otro recurso de salida bajo nuestras leyes, debe ser regresado inmediatamente a su país”.

Advertisement

Luis Chaparro, 28, is a Mexican freelance journalist born in Ciudad Juarez and based in Mexico City. His articles have appeared in Proceso, EFE, VICE News, El Diario, El Daily Post, and others. Chaparro specializes in reports on drug trafficking organizations, immigration and US-Mexico issues.