El presidente estadounidense Donald Trump con su hija Ivanka. Foto de AP.

La hija del presidente estadounidense, Ivanka Trump, está bajo la lupa esta semana por la detención y supuesta desaparición de tres activistas que denunciaron una fábrica en China que produce zapatos para su marca.

Hua Haifeng, un activista de derechos laborales, se encuentra detenido por supuestamente espiar la fábrica de zapatos. Mientras tanto, se desconoce el paradero de Li Zhao y Su Heng, los otros dos activistas que estaban investigando las operaciones de la fábrica. Los tres hombres colaboran con China Labor Watch, una ONG de derechos laborales con sede en Nueva York.

Advertisement

Li Qian, director de la ONG, afirmó en entrevista con el diario El País que la fábrica estaba obligando a sus empleados a trabajar horas extra y eran abusados verbalmente por sus jefes. Cree que la detención y supuesta desaparición de los activistas y el hecho de que la fábrica estaba haciendo zapatos para la hija del presidente estadounidense no es mera coincidencia.

Los tacones de Ivanka a la venta en una tienda departamental de Nueva York. Foto de AP.

“Pienso que fueron detenidos porque esta fábrica hace productos para Ivanka Trump, así que ahora esta situación se ha convertido en algo político y muy complicado”, le dijo Li al periódico The Guardian. “Apelo al presidente Trump, a Ivanka, y a su marca para que intercedan y exijan la libertad de nuestros activistas”.

Advertisement

Advertisement

El presidente estadounidense y su familia han sido criticados por hacer algunos de los productos de sus compañías en China. Gran parte de la campaña presidencial de Trump se centró en el proteccionismo económico y los mensajes xenófobos. Antes de ganar la elección, Trump incluso propuso imponer un arancel de 45% a los productos importados de China – lo cual, en teoría, afectaría a sus propias empresas.

La oposición ha cuestionado los negocios que la familia Trump tiene en el extranjero. Advierten que podrían crear conflictos de interés dentro de la Casa Blanca ya que los gobiernos de otros países podrían favorecer a estas empresas para tener acceso a la administración y ganarse el visto bueno del presidente.