Jason Grechanik

Tres guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) habrían abandonado su campamento de “transición” en marzo para sumarse a otros grupos irregulares, denunció la semana pasada el gobernador de la provincia colombiana de Antioquia.

La deserción ocurre en medio de una serie de problemas logísticos que están entorpeciendo el acuerdo de paz firmado en noviembre del año pasado entre las FARC y el gobierno de Colombia. Para algunos analistas es un mal presagio de lo que podría suceder si el gobierno no redobla sus esfuerzos para reintegrar a los guerrilleros a la vida civil.

“No se si estos son los primeros tres desertores,” dijo Adam Isacson, un experto en temas de seguridad de la Washington Office of Latin America. “Pero es preocupante, porque es como una gotera que se podría convertir en un verdadero chaparrón”.

Advertisement

Unos 7,000 integrantes de las FARC están actualmente acuartelados en zonas de “transición y normalización” administradas por el gobierno de Colombia. Los guerrilleros deben permanecer hasta el final de mayo en estos campamentos mientras entregan sus armas y se preparan para la vida civil.

Advertisement

Pero las condiciones de vida en estos lugares han sido difíciles pues hasta el momento la mayoría de los campamentos no cuentan con servicios de salud o viviendas dignas.

Un guerrillero descansa bajo su carpa de plástico en la zona de transición "la carmelita"
Jason Grechanik

Isacson dice que estas condiciones de vida ahora compiten con las lucrativas ofertas que algunas bandas criminales hacen a los guerrilleros para que se unan a sus filas.

Advertisement

“Si estás esperando desde agosto para que suceda este proceso, y ves como avanza todo con tanta lentitud, pues es posible que tengas dudas sobre tu decisión”, advirtió el analista.

La construcción de viviendas lleva meses de retraso en las zonas de transición

El gobierno de Colombia y las FARC aún no han publicado un censo preciso de cuantos guerrilleros se encuentran en las 26 zonas de “transición y normalización”.  Tampoco han confirmado la supuesta deserción de los tres guerrilleros en Antioquia.

Advertisement

Pero los medios locales ya han registrado otros casos de deserción. Hace tres semanas se registró la fuga de tres guerrilleros de un campamento en la provincia de Putumayo. Según informes locales, los individuos se llevaron pistolas y rifles.

Gustavo Castillo, vocero del Mecanismo de Monitoreo y Verificación del acuerdo de paz e integrante de la misión de las Naciones Unidas en Colombia, dice que los guerrilleros que desertan  sus campamentos pierden los privilegios legales que les otorga el acuerdo de paz. Castillo asegura que serán procesados por la justicia colombiana por crímenes como la rebelión.

Sin embargo, para algunos guerrilleros este tipo de amenazas no es suficiente para mantenerlos dentro del acuerdo.

En diciembre las FARC expulsaron de sus filas a cinco comandantes del bloque oriental que se rehusaron a cumplir con el acuerdo de paz.

El Ministerio de Defensa de Colombia calcula que unos 300 guerrilleros desertarán el proceso de paz. El gobierno considera que es un número manejable que no atentará contra la implementación del proceso, pues representa menos del 5% del total de los integrantes del grupo guerrillero.

Advertisement

Advertisement

“"Todo el poder del Estado estará tras de ellos", dijo el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, durante una entrevista realizada en enero.

Manuel Rueda is a correspondent for Fusion, covering Mexico and South America. He travels from donkey festivals, to salsa clubs to steamy places with cartel activity.