screenshot via MSNBC

El sheriff del Condado de Harris en Texas ha anunciado que no ayudará al Presidente Trump con su plan de deportaciones masivas. Ed Gonzalez dijo esta semana que su oficina no participará en un programa que apoya los esfuerzos de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) en la detención de inmigrantes indocumentados.

El programa de ICE conocido como 287(g) permite que las policías locales participen de manera voluntaria en la verificación del estatus migratorio de los sospechosos que han sido encarcelados en sus respectivos condados. ICE también busca que las policías mantengan a los inmigrantes indocumentados en las cárceles para poder deportarlos. En pocas palabras, el programa extiende el alcance de ICE y usa recursos locales para aplicar la política migratoria federal.

Advertisement

Harris era uno de los cuatro condados de Texas inscritos en el programa de ICE. Sin embargo, Gonzalez decidió retirar a sus elementos por falta de recursos.

“Me pareció que transferir esos recursos a otras prioridades locales de seguridad pública era una mejor decisión”, el sheriff le dijo al noticiero local KHOU. “Esto no es una declaración política”. Subrayó que aún planea cooperar plenamente con ICE, dándole a los agentes federales "acceso completo" a su cárcel.

Advertisement

Habló sobre su decisión con Rachel Maddow de MSNBC:

Sin duda, su mensaje es algo confuso. La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) ha apoyado la decisión de Gonzalez. Sin embargo, medios conservadores como Breitbart también han aplaudido la decisión como una medida para engañar a los activistas pro-inmigración.

Advertisement

Puede que la intención de González no sea mandar un mensaje pero su decisión tiene consecuencias.

Hay que tomar en cuenta la lucha por las ciudades santuario en Texas. Houston, la ciudad más grande de Texas, se encuentra en el Condado de Harris. Aproximadamente 1.5 millones de inmigrantes indocumentados viven en Texas.

Advertisement

Reducir el alcance de ICE en cualquier medida puede ayudar a disminuir la velocidad de las deportaciones masivas, particularmente en un área a la que muchos inmigrantes indocumentados llaman hogar.

Esto también complica los planes del Senado de Texas para aprobar SB 4, un proyecto de ley que busca castigar a las ciudades santuario. Si se aprueba la ley, la policía local podría llevar a cabo algunas de las funciones de ICE. Tendrían autorización para detener a personas sospechosas mientras los agentes federales investigan su situación migratoria. Es una parte esencial del plan de Trump para poder expulsar a millones de residentes indocumentados.

La decisión de Gonzalez no es tan valiente como negarse a detener a los inmigrantes indocumentados que son perseguidos por ICE (como lo hizo un condado en Arizona). Pero Gonzalez ha dejado claro que trabajar como una fuerza de facto no es lo mejor para el Condado de Harris.

Por ahora, ese dinero se usará para atender los problemas de sobrepoblación, maltrato y la muerte de reos en la cárcel del Condado de Harris,.