Soy Chumel Torres. Soy el padre de El Pulso de la República, un noticiero de comedia que tengo en Youtube. El proyecto lo inicié hace 4 años con uno de mis mejores amigos: Durden.

Al principio escribíamos todo el noticiero entre los dos, mitad y mitad y luego, como Dios nos daba a entender editábamos en su depa hasta la madrugada, así fue durante meses, horas de café, whisky, pizza y amor por la comedia. No había nada. Ni followers, ni patrocinadores, solo mis tías de Chihuahua viendo una y otra vez los videos porque, aceptémoslo, son las primeras fans. ¡Gracias tías!

Advertisement

Fue un camino difícil, pero divertido, hacíamos algo en lo que creíamos y seguimos creyendo. Siento que el Pulso de la República no triunfa por el “periodismo” o por la “forma de dar las noticias”. El verdadero punto a resaltar es el uso de un tipo de humor poco explorado en México. En mi país estamos acostumbrados a una comedia de mediana calidad, demasiados, albures, misoginia, homofobia, chistes baratos y simplones para audiencias baratas y simplonas. Nosotros apuntábamos siempre a algo un poquito más elaborado, babeábamos viendo los programas de Colbert, Stewart, Maher, Oliver pero sentíamos que podíamos hacer algo parecido, en menor escala, con producción chafita, con mala dicción, peores técnicas de edición pero un guión decente. Tal vez lo único decente que hay en el equipo es el guión.

Luego vino nuestra primera oportunidad, mi amigo Alex nos recomendó con un tipo que hacía vídeos en YouTube y era bastante grande, con una audiencia enorme, Yayo Gutierrez. Yayo me llamó y me dijo que quería que El Pulso de la República estuviera como parte de los contenidos que él producía para su canal NoMeRevientes. Yo no sabía qué pensar, conocía a muy poca gente de YouTube pero acepté y entonces fue cuando El Pulso tuvo su primer explosión.

Advertisement

Advertisement

Las vistas se fueron de los 8,000 a los 250,000 en cuestión de semanas. No podíamos de la emoción. Al lado del equipo de NoMeRevientes aprendimos muchísimo acerca de cómo editar, grabar, comportarse frente a la cámara. Una gran escuela.

De pronto sucedió que las audiencias de El Pulso y NoMeRevientes empezaron a distanciarse cada vez más, de manera que hablé con Yayo y ambos tomamos la decisión de regresar al viejo canal en el que habíamos empezado, pero con más experiencia y con muchas ganas de que el bebé que fuera le gustara a más personas.

En los primeros pasos de El Pulso como canal independiente recibimos cariño de muchísimas personas, al cabo de unos meses nuestras pequeñas audiencias se convirtieron en el primer millón de seguidores, obviamente, porque soy del norte, hice un fiestón para celebrarlo. Para ese entonces ya habíamos creado Máquina 501, una pequeña casa productora para hacer todas nuestras pendejadas realidad.

Máquina 501 es un equipo de personas que no tenemos ni idea de lo que estamos haciendo pero lo estamos haciendo. Como los políticos. Pero honestos.

EL Pulso de La República se empezó a convertir en un referente de las noticias para gente joven, pero cada vez con mayor frecuencia se nos acercaba gente en la calle de edad un poco más avanzada diciéndonos: “Me gusta mucho lo que haces, muchacho, eres un poco majadero, pero no pasa nada. Síguele así”.

Advertisement

Entonces entendí que El Pulso de la República era tan necesario para otras personas como lo es para mí, es un proyecto en el que todos los involucrados damos el 100% de nuestras incapacidades. Una productora de gente norteña dispuestos a trabajar muy duro por algo que sabíamos que valía la pena.

Advertisement

Y valió la pena.

Al cumplir un año de El Pulso de la República, recibí muchas llamadas de muchas televisoras mexicanas.

Ninguna llamaba mi atención.

Advertisement

El problema era que cuando estábamos sentados en las juntas lo primero que pedía era libertad editorial, libertad creativa, decir lo que yo quisiera como yo lo quisiera.

Advertisement

Eso era inaceptable para las televisoras. Pero también era inaceptable para mí no aceptar otros términos. Fue muy duro. Porque pocos saben lo que es tener un canal que llega a 1 millón de personas y no tener a nadie que lo patrocine. Todos vivíamos de otros trabajos, hasta que poco a poco, a fuerza de mantenernos coherentes a lo que pensábamos, empezaron a caer las primeras marcas.

Ya con algunos billetes en el bolsillo decidimos hacer la empresa más grande. Empezamos a llamar a nuestros amigos o a personas que habíamos visto que sus canales valían la pena que crecieran y los invitamos a unirse a la Máquina. De pronto teníamos más programas, más cámaras, editores, más escritores y más amigos.

Advertisement

Entonces vino la llamada. HBO estaba al otro lado de la línea.

Es difícil decirle que no a HBO, pero de alguna manera mi idiotez lo logró, luego de llamadas y juntas, el Vicepresidente de Contenidos para HBO Latinoamérica Roberto Ríos (el mero machín) me dijo: “Bueno, Chumel ¿quieres libertad editorial? ¿quieres que los temas no tengan restricciones y no seguir ningún tipo de “línea”? Va. Hagámoslo”. Es ahí donde uno se traga sus palabras. Acepté. Y hoy soy el orgulloso padre de Chumel con Chumel Torres, programa de sátira política que se transmite en todo latinoamérica. Es un bebé enorme, pero es bonito, está dando sus primeros pasos y yo estoy ahí para darle la mano.

Advertisement

Advertisement

A veces la vida te pone las cosas fáciles, a veces te pone amigos en el camino. Yo siempre prefiero lo segundo. Porque es para siempre.

Chumel Torres es un YouTuber mexicano y presentador del show de HBO "Chumel con Chumel Torres" que se transmite en toda América Latina. El show también se transmite en Estados Unidos por HBO Latino.