AP

El Jefe de la policía de Houston, Art Acevedo, advirtió que las políticas migratorias de la administración Trump están silenciando a las víctimas de violación y otros crímenes violentos.

Acevedo reveló la semana pasada que los reportes de violaciones que la policía de Houston recibe de miembros de la comunidad latina disminuyeron en casi 43%. La policía de Houston comparó las cifras de enero a marzo de este año con las de 2016, informó el diario The Houston Chronicle.

Advertisement

Los reportes de otros delitos violentos también cayeron en un 13% durante el mismo periodo.

“Cuando ves este tipos de datos, y se ve como la gente empieza a no denunciar los delitos, todos deberíamos preocuparnos. Alguien que viola o ataca violentamente o roba a un inmigrante indocumentado también va a atacar a un ciudadano nacido aquí o a un residente legal”, dijo Acevedo en conferencia de prensa este miércoles.

Advertisement

Acevedo convocó a la prensa para presentar el informe de una investigación interna que también reveló que las denuncias de víctimas no latinas sobre violaciones y otros delitos violentos aumentaron en un 8% y casi 12% respectivamente.

Advertisement

Otras ciudades de Estados Unidos tienen patrones similares.

Los reportes de abuso sexual y violencia doméstica en la comunidad latina han caído en un 25% y 10% en Los Ángeles. Eso llevó al Jefe de la policía de Los Ángeles a subrayar una “fuerte correlación” entre menos reportes de delitos y el miedo a ser arrestado por agentes de inmigración.

Katie McDonough de Fusion ha escrito que algo similar sucede en Texas, Colorado y Nueva York:

Estas prácticas son lo suficientemente comunes en relaciones abusivas con situaciones migratorias mixtas que varias organizaciones que combaten la violencia doméstica han creado listas de control que son casi idénticas. Los documentos de las organizaciones Futuros Sin Violencia y Casa de Esperanza advierten de abusadores que ‘amenazan con la deportación o el retiro de peticiones para estatus legal’. Puede que destruyan documentos legales o diferentes formas de identificación para aislar a las víctimas o mantenerlas con miedo. Ser indocumentado en Estados Unidos implica estar un estado de precariedad, y los abusadores lo saben y se aprovechan de eso.

Acevedo le sugirió a los policías que reflexionen y busquen una mejor manera de operar sin generar miedo en las comunidades.

Advertisement

El jefe de la policía de Houston dijo que las agencias deberían funcionar “de una manera que no tiene un efecto negativo en las víctimas de delitos violentos cuando salen a denunciar, independiente de su situación migratoria”.