Martha Pskowski

CIUDAD DE MÉXICO — “¿Quieren irse a México o algún otro país? Pues buena suerte”, Donald Trump le dijo a las compañías manufactureras de Estados Unidos el lunes por la noche durante el primer debate presidencial en donde se enfrentó cara a cara con Hillary Clinton.

Mientras tanto, al sur de la frontera, unas 200 personas se reunieron para tomar cerveza, cenar y ver el debate en Pinche Gringo, un restaurante de barbicue tejano en la Ciudad de México.

Advertisement

Read the article in English here.

El patio con mesas de madera, un bar con cervezas artesanales y una cocina diseñada para verse como una casa remolque, se llenó de simpatizantes del Partido Demócrata y fans de Hillary Clinton quienes brindaban gritando “Salud” cada vez que Trump decia “México”. Como era de esperarse, nadie estaba apoyando a Trump en el bar.

Los asistentes alzaban sus vasos y tomaban cada vez que Trump mencionaba a México en el debate.
Martha Pskowski

La fiesta para ver el debate organizada por el restaurante y la organización Democrats Abroad promovió la convivencia entre mexicanos y los estadounidenses que viven en México. La gente no paró de beber cerveza y comer costillas de puerco.

Advertisement

Advertisement

“Muchos mexicanos tienen ideas preconcebidas sobre Estados Unidos, piensan que todo es centros comerciales y comida congelada,” dijo Dan Defossey, un estadounidense de Nueva York que lleva más de siete años viviendo en México y abrió Pinche Gringo junto con un socio.

El nombre del lugar es una frase popular que todos los mexicanos han dicho por lo menos una vez y Defossey asegura que le brinda un aura de humildad a un restaurante estadounidense en México.

Dice que abrió el restaurante para que los mexicanos pudieran probar la verdadera cultura culinaria de Estados Unidos.

“Somos un lugar que crea puentes; aquí no tenemos muros”, dijo.

Martha Pskowski

“Estados Unidos es nuestro socio comercial más grande y compartimos muchas conexiones por la comunidad migrante”, dijo José Manuel Ruíz, un abogado mexicano de 25 años que presumió su camiseta de Hillary Clinton toda la noche.

Advertisement

Advertisement

El público no dejó de reír, aplaudir y en ocasiones abuchear los televisores por donde se transmitía el debate.

“¡Me encantó eso! ¡Estuvo muy bien!”, gritó Edgar López Vallejo cuando Clinton le dijo a Trump: “¿Sabes para que más estoy preparada? Para ser presidente”.

Pero no todo giró alrededor de comer y beber en Pinche Gringo. También hubo risas nerviosas y un grupo de voluntarios situados en una esquina intentando registrar a los estadounidenses para votar desde el extranjero.

Martha Pskowski

“Dimos las naves cuando el Presidente Enrique Peña Nieto invitó a Trump a México en agosto y va a pasar a la historia como un día infame”, dijo Paloma Díaz, una voluntaria mexicoamericana que estuvo registrando a votantes en Pinche Gringo. “Necesitamos evitar una catástrofe”.

Advertisement

Advertisement

Díaz dijo que su grupo logró registrar a unas 10 personas. Cada semana Democrats Abroad y otros grupos de expatriados llevan a cabo eventos para registrar a más personas para que voten desde México en la elección de noviembre.

“Trump está teniendo un efecto enorme. Sus comentarios realmente han impulsado a que la gente se interese [en votar]”, dijo Doug Hall, un estadounidense que ha estado viajando entre Atlanta y México por 30 años. Hall ya lleva dos años viviendo de fijo en la capital mexicana.

“Hay un gran ímpetu este año. Estamos registrando a muchas personas”, aseguró.

Advertisement

Hall dice que México tiene una tradición de votar vía correo postal por los candidatos demócratas. Subraya que  en el 2008 Barack Obama tuvo la recaudación de fondos más grande fuera de Estados Unidos en la Ciudad de México.

“Esperamos poder capitalizar esta energía y mantener la organización entre cada elección”, dijo.

Advertisement

El evento de Pinche Gringo es uno de muchos que han surgido en la Ciudad de México para promover la importancia del voto.

Algunos activistas construyeron un muro para que Trump no vuelva a visitar México.

El domingo, la organización Avaaz construyó un muro de papel en frente del Ángel de la Independencia en la Ciudad de México. El evento #Gringosavotar hizo un llamado para registrarse a votar. Los ciclistas sobre Avenida Reforma se detuvieron a tomarse fotografías con la figura de papel maché de Donald Trump.

Advertisement

“Hay un bloque masivo de 8 millones de ciudadanos estadounidenses viviendo en otros países. En México, hay hasta un millón”, dijo Joseph Huff-Hannon, de la organización Avaaz. “México es el país con la concentración más grande de ciudadanos estadounidenses fuera de Estados Unidos”.

Avaaz también ha organizado eventos en Londres y Berlín para promover el voto de los estadounidenses en el exterior.

Advertisement

“Hacemos el proceso de registro lo más fácil posible para que cualquier ciudadano estadounidense en cualquier lugar pueda votar”, dijo Huff-Hannon.

Avaaz y Democrats Abroad aseguran haber registrado a unos 100 votantes en el evento del pasado fin de semana en la Ciudad de México.

Advertisement

“Tengo familia en Estados Unidos así que ojalá salgan a votar también”, dijo Carlos Altamirano, un cineasta de la Ciudad de México que estudió la universidad en San Diego. Altamirano tiene la doble nacionalidad y se registró el domingo para votar. “Trump es una gran amenaza para México”, dijo.

La mayoría de los mexicanos comparten el sentimiento anti-Trump que permeó los eventos en el Ángel y Pinche Gringo. Según una encuesta realizada por la consultora Mitofsky, sólo el 2.9% de los mexicanos favorece a Trump mientras que el 30.4% apoya a Clinton.

Advertisement

Es de esperarse ya que Trump ha estigmatizado a los mexicanos a lo largo de su campaña. Pero al igual que las intenciones del voto en Estados Unidos, el miedo y el odio que Trump ha propagado no necesariamente se ha traducido en un mayor entusiasmo por la candidatura de Hillary Clinton.

Advertisement

Los expatriados estadounidenses dicen que no han sentido hostilidad por parte de los mexicanos ante la retórica de Trump y sus comentarios xenófobos. Sin embargo, muchos dicen estar avergonzados por lo que está pasando en la elección estadounidense.

Martha Pskowski

“Trump refleja una larga historia de la agresión estadounidense hacia México”, dijo Kimberly Hursh, una estudiante de posgrado de 26 años de la Universidad de Virginia. Hursh, quien estudia la historia de México y actualmente se encuentra en la capital realizando algunas investigaciones, se registró para votar el lunes por la noche en Pinche Gringo.

Advertisement

Hursh dice que evita referirse a sí misma y a otros como “americanos” y prefiere emplear el término “estadounidenses”. Dice que Trump le recuerda a como Teddy Roosevelt usó a Latinoamérica para beneficiar su propia agenda política.

Advertisement

Alrededor de las 9:30 de la noche la emoción se disipó en Pinche Gringo. Después de un largo día de trabajo, una barriga llena y demasiada cerveza, los asistentes comenzaron a perder el interés en la batalla verbal entre Trump y Clinton.

Muchas personas estaban pegadas a las pantallas de sus celulares, checando Twitter para ver la fluctuación del peso mexicano, moneda que se ha depreciado frente al dólar ante la posibilidad de que Trump llegue a la Casa Blanca.

Advertisement

“Los mercados han hablado”, dijo Viridiana Ríos, una experta del Wilson Center que partició en un panel después del debate. “Ahorita el peso bajó a 19.60… Hillary ganó”.

El moderador le pidió a los asistentes que seguían tomando que bajaran la voz para poder escuchar las reflexiones de los expertos sobre el debate.

“¿Hillary logró emocionar a la gente? Esa es la verdadera pregunta”, dijo Carlos Heredia, un profesor de relaciones internacionales del CIDE.

Advertisement

Advertisement

Lo que sí está claro es que México está muy al tanto de lo que está pasando en la elección estadounidense.

“Lo que pasa en la elección no sólo impacta a Estados Unidos pero a todo el mundo”, dijo José Manuel Ruíz. “En especial a nosotros los mexicanos”.

Rafa Fernandez De Castro is a Fusion consultant for Mexico and Latin America. He covers Mexican youth, politics, culture, narcos and funny stuff once in a while.