AP

Un día después de que varios medios informaron sobre la supuesta desaparición de 80 jornaleros indígenas en el estado de Chihuahua, las autoridades mexicanas aclararon que las personas se encuentran trabajando en otros ranchos.

José Domínguez, director del área de Supervisión de la Secretaría del Trabajo de Chihuahua, dijo que la dependencia había recibido una denuncia de que 80 trabajadores indígenas habían desaparecido en el municipio de Guadalupe y Calvo. Esto supuestamente ocurrió después de que los trabajadores presentaran una queja sobre sus condiciones laborales ante la Secretaría.

Advertisement

Los jornaleros denunciaron que se les había prometido un salario de $180 pesos al día, pero que les estaban descontando $90 pesos por su comida y otros $20 pesos por costos de transporte.

Varios funcionarios locales visitaron un albergue temporal de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) donde se estaban quedando los jornaleros pero no encontraron a ninguno. Inmediatamente sonaron las alarmas y algunos medios sugirieron que los trabajadores habían sido desaparecidos.

Advertisement

“La naturaleza del trabajo de los jornaleros en esta temporada agrícola, que corre desde mayo a noviembre, es trasladarse de un rancho a otro dependiendo de la demanda laboral de los productores”, aclaró una funcionaria de La Secretaría del Trabajo de Chihuahua en un comunicado.

Advertisement

“El gobierno cuenta con información de que los trabajadores rurales se encuentran en el Rancho El Vado y en el Rancho Santa Anita”, subraya. “La información fue corroborada con el productor que los contrató y en este momento se realiza una inspección extraordinaria para verificar sus condiciones laborales”.

México está atravesando una crisis de desapariciones tan profunda que las personas ya tienden a pensar lo peor. Lamentablemente, nos hemos acostumbrado tanto a la violencia y la poca transparencia gubernamental, que un titular sobre 80 personas desaparecidas es fácil de creer.