Ramon Camacho

Una elefanta en el Zoológico de Caricuao en Caracas se ha convertido en un símbolo de la crisis venezolana después de que se divulgaran fotografías que muestran su desnutrición.

La elefanta conocida como Ruperta pesa unas 4 toneladas, informó Roman Camacho, un fotógrafo que tomó y compartió imágenes del animal. El peso normal de Ruperta debería estar entre seis y siete toneladas.

Advertisement

La elefanta no ha recibido la alimentación adecuada debido a la escasez de comida en el zoológico, aseguró Camacho en su cuenta de Twitter.

Los críticos del gobierno socialista venezolano han usado la imagen de Ruperta para denunciar la crisis económica que atraviesa el país sudamericano. Algunos compararon la situación de la elefanta a la de miles de venezolanos que luchan diariamente para conseguir alimentos ante la escasez generalizada de productos básicos.

76% de la población del país perdió 8 kilos o más en el 2016 ya que los venezolanos no tienen suficiente acceso a calorías diarias, subrayó una encuesta realizada por la Universidad Central de Venezuela.

Advertisement

Advertisement

Venezuela ha recortado sus importaciones de comida en los últimos dos años para poder pagar las deudas a los prestamistas internacionales ante la caída de los precios internacionales del petróleo.

Mientras tanto, Las autoridades venezolanas insisten que la elefanta Ruperta no es un símbolo de la crisis y que de ninguna manera sufre de desnutrición.

El Ministerio de Ecosocialismo y Aguas de Venezuela afirmó mediante un comunicado que la elefanta presenta “un estado de senilidad” por su avanzada edad. El Ministerio subrayó en otro comunicado que la elefanta está recibiendo un tratamiento especial para superar la deshidratación causada por una diarrea y que por el momento solo comerá zanahorias y heno.

Tras ver las imágenes de la elefanta en Twitter algunos venezolanos lanzaron una campaña para recolectar comida para el animal. Un grupo de personas incluso llegó al zoológico cargando zanahorias, naranjas, plátanos y ahuyama.

Sin embargo, las autoridades del zoológico se negaron a recibir las donaciones. Dijeron que por “razones de seguridad” no podían recibir comida de desconocidos.