This image was lost some time after publication.NASA

No te debería sorprender que los humanos están teniendo un gran impacto sobre el planeta. Los niveles de dióxido de carbono atmosférico se encuentran en su punto más alto en casi medio millón de años. Ya se confirmó que el 2016 fue el año más caluroso que se ha registrado en la historia. Casi un tercio de todas las especies en el planeta se encuentran amenazadas o en peligro de extinción.

Ahora dos investigadores han logrado desarrollar una fórmula matemática que calcula la velocidad en la que la actividad humana está deteriorando el planeta. Los autores de la fórmula, el profesor Will Steffen, un investigador sobre clima de la Universidad Nacional de Australia, y Owen Gaffney, un consultor ambiental, aseguran que el modelo matemático es “una declaración inequívoca sobre los riesgos que las sociedades industrializadas están tomando en un momento en que la acción es vital”. Los investigadores quieren demostrar que la acción de los humanos está cambiando el medio ambiente 170 veces más rápido que lo normal.

Advertisement

La fórmula conocida como la “ecuación del antropoceno” fue publicada a principios de este mes en la revista The Anthropocene Review. Para desarrollar la fórmula Steffen y Gaffney siguieron los principios de la navaja de Occam, una teoría económica que busca generar soluciones simples para problemas complejos. Los autores aseguran que debido al crecimiento de la población humana, el consumo y la tecnología, “las actividades humanas ahora compiten con las grandes fuerzas de la naturaleza en la generación de cambios en el sistema de la Tierra”.

En circunstancias normales, la velocidad de cambio de la tierra (E) está determinada por 3 variables principales: las fuerzas astronómicas (a), que “afectan a la insolación y son relacionadas a la radiación solar que incluyen a la excentricidad orbital, la oblicuidad y la precesión impulsada por los efectos gravitacionales del sol y otros planetas”; las fuerzas geofísicas (G), que "incluye la actividad volcánica, la erosión y los movimientos tectónicos”; y la dinámica interna (I), que es un término amplio que incluye toda la actividad biológica normal en la Tierra. Sin embargo, en la era moderna “una fuerza completamente nueva está impulsando cambios en el sistema de la Tierra: la actividad humana (H)”.

Advertisement

El problema es que H es una fuerza tan poderosa que domina cualquiera de los otros elementos naturales que afectan los cambios. Esto llevó a Gaffney y a Steffen a concluir que “la tasa de cambio del sistema de la Tierra en los últimos 40 a 50 años es una función exclusiva de las sociedades industrializadas (H)”.

Advertisement

Esta es la ecuación antropoceno:

This image was lost some time after publication.Courtesy of Anthropocene Review

Aquí dE / dt es la tasa de cambio experimentada por la Tierra, f(H) es la actividad humana, y (a), (G) e (I) son las fuerzas naturales que generan cambios en la Tierra, pero que tienen efectos tan mínimos en comparación con H que su valor es casi cero. Gaffney escribe que "en la fórmula, las fuerzas astronómicas y geofísicas se acercan a cero debido a su rareza o naturaleza lenta, al igual que la dinámica interna, por ahora. Todas estas fuerzas aplican presión, pero en órdenes de magnitud menores al impacto humano en la actualidad”.

Para explicar este punto, los autores describen los cambios de temperatura en los últimos miles de años. En la gran parte de los últimos 7,000 años, las temperaturas globales han disminuido a un ritmo de 0.01 grados Celsius (°C) por siglo, pero la tasa de cambio de la temperatura de los últimos 45 años ha aumentado de 1.7 °C por siglo. Esto indica una tasa de cambio de temperatura 170 veces mayor que el promedio de 7,000 años. En resumen: la actividad humana es tan poderosa que hace que los otros cambios naturales que experimenta la Tierra parezcan insignificantes.

Advertisement

Esto tiene algunas implicaciones con respecto a la estabilidad de nuestro planeta.

Gaffney explica que "en vez de vivir en un planeta profundamente resiliente, vivimos en un planeta con factores que desencadenan cambios inmediatos. Las sociedades industrializadas están jugando con los controles, cayendo en una falsa sensación de seguridad por la estabilidad engañosa del holoceno en los últimos 11,700 años. Sorprendentemente y accidentalmente, hemos sacado el sistema de la Tierra de su sobre interglacial y vamos entrando en aguas desconocidas”.

Advertisement

Por más de cuatro mil millones de años, los cambios en nuestro planeta han sido dictados por fuerzas no humanas. Pero ahora, la acción humana se ha vuelto tan poderosa que está dictando la dirección de todo el planeta de manera inmediata. Tal vez esto no sería tan malo si estuviéramos rediseñando el planeta para que sea un mejor lugar para vivir, pero no estamos haciendo eso. El cambio climático no es nada bueno y tenemos un montón de fórmulas que apoyan esta teoría. Los autores de la ecuación del antropoceno reiteran este sentimiento y concluyen que “un aumento continuo en H podría generar cambios abruptos en el sistema de la Tierra que potencialmente podrían desencadenar el colapso de la sociedad”.

@fusion

Lucas Isakowitz is a contributing author for Fusion's Project Earth vertical.