ASSOCIATED PRESS

Al menos 43 de las ciudades más peligrosas del mundo están en América Latina, afirma un nuevo ranking del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal (CCSPJP), una ONG basada en México.

Caracas, Acapulco, San Pedro Sula, Distrito Central y Victoria son algunas de las metrópolis con las tasas de violencia más altas a nivel global.

Advertisement

El CCSPJP sólo toma en cuenta el número de homicidios en su ranking de las ciudades más peligrosas. La organización mide el indice de inseguridad mediante una formula sencilla: dividen el número de homicidios entre el número de habitantes y multiplican el resultado por 100 mil.

Imagen de captura estudio.

El ranking no incluye a muchas ciudades que se encuentran en países donde existen conflictos armados como Afganistán y Siria. La organización aclaró que la mayoría de las muertes violentas en estos países no encajan en la definición de homicidio. Más bien son muertes provocadas por operaciones de guerra, según la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Advertisement

Advertisement

El informe busca evaluar las zonas metropolitanas en su totalidad y trata de no aislar los homicidios por municipio o jurisdicción.

El estudio incorporó cifras sobre las tasas de homicidio de la Oficina contra la Droga y el Delito de Naciones Unidas, datos de mortalidad de la Organización Mundial de la Salud, información periodística y las estadísticas gubernamentales sobre la incidencia criminal en cada país.

Imagen de captura estudio.

La organización excluyó del ranking a las ciudades con menos de 300 mil habitantes. Algunas entidades en Guerrero y Colima, estados carcomidos por la narcoviolencia, no figuran en el listado.

Ocho ciudades mexicanas y cuatro estadounidenses aparecen en el ranking.

Advertisement

La metodología de este tipo de informes ha sido cuestionada ya que en ocasiones los investigadores establecen conexiones donde no las hay y se equivocan al catalogar los homicidios.

Cabe destacar que en algunos países de América Latina las dependencias gubernamentales no cuentan con una metodología eficiente para medir los asesinatos e identificar los motivos.