AP

Un nuevo estudio de la Universidad de Stanford afirma que las políticas que otorgan licencias de manejo a los inmigrantes indocumentados logran reducir cierto tipo de accidentes de tráfico y podrían ayudar a mejorar la seguridad vial en Estados Unidos.

El estudio publicado esta semana analiza los efectos de la ley AB 60 de California, la cual instruye al Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) a otorgar licencias de manejo a todos los residentes del estado que son elegibles sin importar su estatus migratorio. Cuando el Gobernador Jerry Brown firmó la iniciativa en 2013 algunos críticos se quejaron que el gobierno estaba premiando a los inmigrantes indocumentados por violar la ley y advirtieron que el programa podría desencadenar una ola de accidentes de tráfico.

Advertisement

Sin embargo, los investigadores de Stanford aseguran que los incidentes conocidos como hit-and-runs (cuando los conductores chocan y se dan a la fuga) disminuyeron en un 10% en el año 2015.

“Un inmigrante indocumentado que maneja sin licencia podría ser arrestado y deportado si llega a tener un accidente de tráfico”, me dijo Duncan Lawrence, director ejecutivo del Immigration Policy Lab de la Universidad de Stanford y coautor del estudio. “Al legalizar el poder conducir para un segmento grande de la población obtienes cambios en sus conductas. No tienen tanto miedo porque el castigo por chocar no es tan severo”.

Advertisement

Advertisement

Lawrence subraya que el estudio no forzó una conexión entre los incidentes hit-and-run y las licencias para los indocumentados. El investigador asegura que su modelo toma en cuenta los componentes fijos como el tamaño de cada condado en California y aquellos que cambian como la economía para determinar todos los factores que podrían afectar las tendencias de seguridad vial en el estado.

“Al reducir los incidentes en donde los conductores se dan a la fuga automáticamente reduces la probabilidad de choques adicionales y de que el incidente no sea reportado inmediatamente a la policía o que las víctimas no obtengan la asistencia necesaria a tiempo”, me dijo Lawrence.

El programa AB 60 de California emitió 605,000 licencias de manejo en 2015. El estudio calcula que la iniciativa logró prevenir 4,000 incidentes en donde los conductores chocan y se dan a la fuga y le ahorró $3.5 millones en gastos de reparación de vehículos a los californianos. La investigación señala que las aseguradoras también se ahorraron $17 millones de dólares.

“Nos enfocamos en encontrar evidencia para ayudar a los legisladores y proveedores de servicios a entender cómo ciertas políticas afectan a las comunidades”, me dijo Lawrence.

Actualmente 12 estados y el Distrito de Columbia le permiten a los inmigrantes indocumentados obtener licencias. El estado de Nueva York está considerando implementar un programa similar al AB 60.