Imagen de ICE

Las autoridades de inmigración anunciaron la semana pasada que detuvieron a por lo menos 367 individuos en una serie de redadas por todo el país.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) comenzó a informar sobre las detenciones a partir del lunes. La agencia dijo que arrestó a 153 personas en el sur de Texas durante un operativo que fue lanzado en marzo y duró 12 días.

El martes, ICE reveló que 75 individuos fueron detenidos en un operativo de tres días en el norte de Texas. El miércoles, la agencia anunció que detuvo a 82 personas en un operativo de cinco días en Virginia, Maryland y Washington D.C.

Advertisement

En la zona metropolitana de Nueva York, 31 personas fueron arrestadas en un periodo de tres días. La agencia anunció más detenciones el jueves y dijo que 26 personas fueron arrestadas en Colorado y Wyoming en un periodo de cuatro días.

La agencia dijo que los operativos fueron dirigidos a “extranjeros criminales, personas que han reingresado al país de manera ilegal y fugitivos de inmigración”. Los argumentos son parecidos a los que ICE usó durante la administración Obama para justificar las deportaciones.

Sin embargo, sabemos que fue una mentira: personas sin récords criminales también fueron detenidas y deportadas. Ahora la administración Trump está usando la misma excusa para llevar a cabo más redadas con más frecuencia. De hecho, en por lo menos una región del país donde se realizaron las redadas de la semana pasada, la mayoría de los inmigrantes detenidos sólo habían sido condenados por ofensas no violentas.

Advertisement

Cada comunicado que se publicó la semana pasada destacó los delitos violentos cometidos por las personas detenidas. Algunos individuos habían sido condenados por violaciones y abuso de menores, según ICE.

Cuando me comuniqué con agentes de ICE en las cinco regiones afectadas por las redadas para obtener más información, dos voceros de la agencia en Texas se negaron a dar más detalles. Las oficinas de ICE en Colorado y Maryland no respondieron a mis solicitudes de información.

Un vocero regional de Nueva York sí me contestó.

Advertisement

Según ICE, 30 de los 31 individuos que fueron detenidos en Nueva York tenían algún tipo de antecedente criminal: 12 de ellos fueron detenidos por manejar bajo la influencia del alcohol, cuatro tenían cargos relacionados a la posesión de drogas, a uno se le encontró culpable por posesión de heroína y otros cuatro fueron acusados de fraude.

Esto significa que la mayoría de la gente arrestada en las redadas del área de Nueva York no son los “criminales más peligrosos entre los inmigrantes indocumentados de Estados Unidos” que a Trump le gusta mencionar en sus discursos.

Imagen de ICE

“Los individuos que manejan bajo la influencia del alcohol y drogas han sido considerados como una amenaza a la seguridad pública y una prioridad de ICE por mucho tiempo”, dijo Dani Bennett, un vocero de ICE. Es técnicamente cierto, pero hay una gran diferencia entre lo que el gobierno de Trump y la administración previa consideran una “amenaza a la seguridad pública”.

Advertisement

Bajo la administración Obama, las personas arrestadas por manejar bajo la influencia de alcohol eran consideradas prioridades de segundo nivel para la deportación. Anteriormente, más recursos fueron destinados para detener a personas con prioridad de primer nivel: sospechosos de terrorismo o espionaje, miembros de pandillas, e inmigrantes arrestados en la frontera al ingresar a Estados Unidos.

Ahora el Departamento de Seguridad Interna señala que deben dar prioridad para la deportación a todos los inmigrantes que han sido culpados de cualquier delito, incluyendo a los que han sido acusados, pero no condenados, según un memorándum del Secretario John Kelly que fue publicado en febrero.

Algunos expertos dicen que el cambio de política significa que ahora hay cinco veces más inmigrantes que son prioridad para ser deportados que con la administración Obama.

Advertisement

Advertisement

Varios defensores de los derechos de inmigrantes también dicen que las redadas tienen varios propósitos, no solo arrestar fugitivos.

Un grupo de activistas de Virginia de la organización La ColectiVA argumentan que las redadas son parte de la agenda de esta administración para que los inmigrantes “vivan con el miedo de la detención, la deportación y el de ser secuestrados de sus comunidades”.

El vocero de ICE, Dani Bennett, subrayó que las redadas forman parte de operativos dirigidos y que la agencia no tiene retenes de seguridad en los semáforos o en áreas públicas de alto tráfico para buscar inmigrantes indiscriminadamente.

Advertisement

Sin embargo, las redadas aún así generan miedo y ansiedad en las comunidades de inmigrantes.

El departamento de policía de Los Ángeles informó que en los últimos meses ha notado una caída del 25% en los reportes de violencia sexual de la comunidad latina.

La policía de Houston señala que el número de latinos que denuncia violaciones ha disminuido casi 43%.

Advertisement

Advertisement

Una abogada en Denver le dijo al noticiero NPR que cuatro mujeres han decidido no proceder con sus casos de violencia doméstica ya que tienen miedo de que ICE las arreste si se presentan en la sala de una corte.

Un centro de arte para jóvenes en Los Ángeles ha experimentado una disminución en inscripciones de 34% en comparación al año pasado.

“Cuando ves este tipo de datos, y se ve como la gente empieza a no denunciar los delitos, todos deberíamos preocuparnos”, dijo el jefe de la policía de Houston en una conferencia de prensa la semana pasada.