AP

Agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) llevaron a cabo la primera redada de una granja agrícola durante la administración de Donald Trump. La redada ocurrió a finales de abril en el condado de Chester en Pensilvania y resultó en la detención de 12 trabajadores indocumentados.

La granja de champiñones South Mill Mushrooms ha trabajado con inmigrantes desde que la compañía fue fundada por un inmigrante italiano en 1932.

Advertisement

Priscilla Aguilar Chun, una trabajadora de South Mill, le contó al diario The Philadelphia Inquirer que vio a ocho agentes de ICE entrar a la planta durante la redada. Se supone que los agentes buscaban a cuatro inmigrantes indocumentados, pero Chun dice que ninguno de los empleados que arrestaron eran los sospechosos de ICE.

Michael Pia, el dueño de la granja, le dijo al noticiero local NBC Philadelphia que ICE nunca aclaró si los agentes contaban con una orden judicial.

Advertisement

“No creo que tenían una orden de detención o nadie me dijo que existía una”, le dijo Pia a NBC Philadelphia. “Simplemente entraron a la propiedad y a los departamentos al otro lado de la calle. Asumí que tenían el permiso para hacerlo”.

Advertisement

El dueño subrayó que los agentes ya estaban en la propiedad cuando un trabajador de recursos humanos les pidió que presentaran una orden judicial.

“Los agentes bloquearon las salidas e interrogaron a los trabajadores uno por uno”, le dijo un testigo al noticiero local de Telemundo. Los testigos dijeron que los trabajadores de la granja empezaron a correr al ver a los agentes de ICE.

La agencia arrestó a 12 empleados y se los llevó a un centro de detención en el condado de York.

En entrevista con el diario The Philadelphia Inquirer, la abogada de dos de los detenidos dijo que los empleados del lugar no sabían nada sobre los cuatro hombres que ICE supuestamente buscaba.“Eso lo hace parecer más como una táctica de engaño que cualquier otra cosa”, subrayó.

Advertisement

Los líderes de las industrias agropecuarias y algunos legisladores están buscando maneras de limitar las redadas en los lugares de trabajo.

Algunos informes señalan que existe un déficit de trabajadores agropecuarios en Estados Unidos y que casi 10 mil trabajadores abandonaron los campos de California poco después de que Trump asumiera la presidencia.

Advertisement

La organización Centro de los Derechos del Migrante afirma que las tácticas de la administración Trump amenazan los lazos de confianza entre las comunidades de inmigrantes y las autoridades.

“Aconsejamos a las y los trabajadores migrantes que se comuniquen con sus compañeras y compañeros de trabajo, al igual que con sus empleadores y sindicatos, para tener un plan de acción en caso de que haya redadas en sus lugares de trabajo”, un representante de la organización le dijo a Fusion. “Por ejemplo, ICE no puede entrar a un negocio sin el permiso del dueño o sin una orden judicial, por lo que sugerimos hacer un pacto para guardar silencio durante una redada; un derecho de todos y todas que puede proteger a las personas más vulnerables”.

El Centro también recomienda que los padres de familia se preparen para este tipo de emergencias y que tengan a la mano información de contacto de abogados y personas de confianza para que puedan cuidar a sus hijos en caso de ser detenidos y deportados.