Foto de la cuenta de Twitter de Jenny Lyon

Una mujer con un tumor cerebral que pidió asilo en Estados Unidos acaparó los titulares de prensa de todo el país cuando agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) la detuvieron. Sin embargo, la mujer ya ha sido liberada, informó la organización Amnistía Internacional el pasado jueves.

La organización internacional que defiende los derechos humanos jugó un papel importante en la liberación de Sara Beltran Hernandez. Más de 1.2 millones de miembros de Amnistía Internacional llamaron a las oficinas de ICE exigiendo la liberación de Beltran Hernandez, informó un comunicado de la organización.

Advertisement

“Para empezar, no debían detener a Sara por tanto tiempo, y mucho menos con un problema médico”, dijo Eric Ferrero, un vocero de Amnistía Internacional en Estados Unidos. “Es inadmisible tratar a personas que están huyendo del peligro y la violencia como criminales. El proceso de solicitar asilo no debería implicar la revocación de los derechos humanos”.

Beltran Hernandez ha vivido en Estados Unidos desde noviembre de 2015. Asegura que huyó de su novio abusivo y de las amenazas de un líder de un cártel en El Salvador, informó el diario The Washington Post. Fue detenida por ICE poco después de cruzar la frontera, y ha estado esperado un veredicto sobre su caso de asilo durante los últimos 16 meses.

Advertisement

Advertisement

Su caso no recibió atención nacional hasta que un tumor cerebral le causó una convulsión en un centro de detención en Texas. La familia de Beltran Hernandez acusó a ICE de tratarla como un criminal a pesar de su condición. La agencia la trasladó a hospitales y al centro de detención sin dar información sobre su ubicación.

TheWashington Post informó:

Aproximadamente dos semanas después del diagnóstico de Beltran Hernandez, funcionarios le dijeron a los abogados de la mujer enferma que iban a transferirla a “un hospital en Dallas mejor equipado para tratar su condición médica”. Sin embargo, la regresaron al centro de detención en Prairieland — el mismo lugar donde tuvo la convulsión — en “esposas y con grilletes alrededor de su cadera y sus tobillos”, según la denuncia [que presentó Beltran Hernandez].

Las redadas de ICE han preocupado a muchos grupos de derechos de inmigrantes por su carácter agresivo. También se han dirigido hacia personas que no eran consideradas como prioridad para la deportación durante la presidencia de Obama. También han arrestado a recipientes de DACA, un programa establecido por el gobierno de Barack Obama que actualmente le permite a unos 750,000 jóvenes indocumentados trabajar y permanecer en Estados Unidos.

Beltran Hernandez ahora se reunirá con su familia en Nueva York y seguirá con su lucha para que las autoridades aprueben su solicitud de asilo.