Martha Pskowski

CIUDAD DE MÉXICO – Miles de personas se congregaron alrededor del emblemático Palacio de Bellas Artes este lunes esperando ver las cenizas del cantante Juan Gabriel, quien murió de un infarto el 28 de agosto en California. La multitud llenó las banquetas del Eje Central para poder ver la caravana de vehículos que venía desde el aeropuerto.

Un helicóptero pasó por encima de los espectadores. Muchos lo vieron como una señal de que la caravana se acercaba. La gente comenzó a cantar “Amor Eterno”. Dentro del Palacio se realizaba un homenaje con discursos que se escuchaban a través de grandes bocinas colocadas en las inmediaciones del recinto. Pero los cantos de la gente se escuchaban con más fuerza.

Advertisement

Yo he sufrido mucho por tu ausencia

Miles de personas esperaron la llegada de las cenizas.
Martha Pskowski

“Nos identificamos con sus letras, con el trabajo del señor Juan Gabriel. Es como una fotografía hacia nuestras vidas”, me dijo Jaqueline Ramírez, una joven de 30 años originaria de Cuautitlán Izcalli en el Estado de México.

Advertisement

Advertisement

Muy pocos artistas han logrado cautivar a los públicos mexicanos y latinoamericanos como lo hizo Juanga.

Damián Torres, 25, viajó al homenaje desde el municipio Tultitlán en el Estado de México. Tenía una bandera mexicana adornada con fotos de Juan Gabriel. “Hice la bandera para enseñarle a todo México y América Latina que tan importante es Juan Gabriel para mí”, me dijo.

Para los mexicanos, Juanga es más que un cantante, es un ícono de la cultura mexicana.
Martha Pskowski

“Crecí con sus canciones, desde que tenía cinco años. Mis [canciones] favoritas son ‘Amor Eterno’ y ‘Así fue’”.

La mayoría de los asistentes eran adultos pero también llegaron jóvenes y niños en sus uniformes escolares. También asistieron muchas personas de la tercera edad, quienes traían consigo los vinilos originales de los álbumes de Juanga en los años ochenta.

Advertisement

Los llantos y la emoción de los fanáticos del “Divo de Juárez” marcó un fuerte contraste con el ambiente serio y formal del evento oficial organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

El secretario de Cultura Rafael Tovar y de Teresa inauguró el evento junto con la directora del INBA María Cristina García Cepeda, el Gobernador de Michoacán Silvano Aureoles y Jesús Salas, el mánager de Juan Gabriel.

Advertisement

Cantantes como Fernando de la Mora, Lucía Méndez y Aída Cuevas, y el grupo de mariachis Mi Tierra interpretaron las canciones de Juan Gabriel dentro del Palacio y en un escenario al aire libre, donde había una larga fila para entrar.

Martha Pskowski

Tras la muerte de Juanga muchos se han declarado fans. La élite mexicana ahora lo reconoce en recintos como Bellas Artes, donde se han rendido homenajes a escritores mexicanos de la talla de Carlos Fuentes. Pero Juanga siempre fue un artista humilde y poco pretencioso.

Advertisement

Advertisement

De hecho dio un concierto en el Palacio de Bellas Artes en 1990. Fue el primer concierto de un músico popular en un espacio usualmente reservado para ballets folclóricos, obras de teatro, óperas y orquestas.

Las divisiones entre la jerarquía de la “cultura mexicana” y artistas como Juan Gabriel sigue latente.

Muchos se burlaron de Juanga a lo largo de su trayectoria artística.

Advertisement

“Me irritan sus lentejuelas no por jotas sino por nacas”, escribió el director de TV UNAM, Nicolás Alvarado, tras la muerte del ícono. Alvarado tuvo que renunciar a su puesto pero dejó claro lo que muchos mexicanos aún piensan.

La manera de ser de Juan Gabriel siempre causó polémica. No todos celebraron sus raíces humildes o su orientación sexual.

Advertisement

El lunes, los fanáticos de Juanga no esperaron a que empezara el homenaje oficial dentro de Bellas Artes para cantar y celebrar a su ídolo.

Advertisement

“Es algo que me nace del corazón, porque me llega al alma”, me dijo César Ramírez, un hombre vestido con un elegante traje blanco y que parece el gemelo perdido de Juanga.

Ramírez deleita a los fans afuera del Palacio.
Martha Pskowski

Ramírez no dejaba de cantar los éxitos del Divo y de tomarse fotos con los fanáticos.

Advertisement

Una mujer se le acercó y le preguntó, “¿Tienes tarjetas? Para poder contratarte”.

Advertisement

Desde la semana pasada, fans de todo México se han congregado en Bellas Artes y la Plaza Garibaldi, hogar de los mariachis, para cantar y llorar juntos.

El Palacio de Bellas Artes estuvo abierto toda la noche para seguir recibiendo al público.

Martha Pskowski

Se estima que entre el lunes y el martes más de 500,000 personas fueron a ver las cenizas de Juan Gabriel, una cifra que supera los registros del homenaje al renombrado escritor Gabriel García Márquez (250 mil) y el del venerado cómico y actor Mario Moreno “Cantinflas” (350 mil).

Advertisement

La despedida de Juan Gabriel en la Ciudad de México fue festiva y muy emotiva. Se juntaron las lágrimas y el canto de medio millón de personas.

Advertisement

Puede que Juan Gabriel se haya ido pero sus fanáticos en la Ciudad de México jamás dejarán que su espíritu desaparezca.

Martha Pskowski