Armando Gallardo

Los inmigrantes y sus aliados tomaron las calles de varias ciudades de Estados Unidos para participar en la huelga nacional “Un Día Sin Inmigrantes”.

Mas de cien restaurantes y tiendas locales se unieron a la huelga de este jueves. El propósito de las marchas fue subrayar las aportaciones de los inmigrantes en Estados Unidos y denunciar las políticas de Donald Trump.

Advertisement

En Washington D.C. un grupo de manifestantes marchó por el centro de la ciudad con dirección a la Casa Blanca. Armando Gallardo de Fusion estuvo ahí para capturar las imágenes de la protesta:

En Charlotte, Carolina del Norte, más de cien comercios cerraron para solidarizarse con la huelga. Por lo menos mil personas gritaban “sí se puede” y “estamos unidos” en inglés y español.

Advertisement

Advertisement

“Estamos tratando de mostrar que los inmigrantes sí importan en Charlotte”, le dijo Stephania Arteaga, una de las organizadoras de la marcha, al diario Charlotte Observer.

En Chicago, la ciudad con la segunda población mexicana más grande de Estados Unidos, miles de personas se reunieron en Union Park para marchar hacia el centro de la ciudad.

En Detroit, la gente marchó por la carretera Vernor ondeando banderas estadounidenses y pancartas que leían “no separen a nuestras familias”.

Manifestantes en Boston cargaron una manta masiva que leía “Un Día Sin Inmigrantes” y la desplegaron sobre la carretera 1A de Massachusetts.

Advertisement

Estas marchas y la huelga nacional fueron organizadas por un movimiento popular que se esparció de boca en boca. Las marchas se llevaron a cabo una semana después de la asamblea masiva en el centro de Milwaukee que se organizó para denunciar las órdenes ejecutivas del Presidente Trump contra las comunidades de inmigrantes.