AP

CIUDAD DE MÉXICO – El Museo de Historia Moderna de México venderá un fragmento del Muro de Berlín al mejor postor. La subasta del bloque de concreto se da este fin de semana en medio de una obsesión mediática por los muros.

“Los muros se han construido siempre en la historia de la humanidad”, me dijo Luis Alonso Sordo, el director del museo. “El muro que el señor Trump quiere hacer ya se ha hecho en otras épocas. Obviamente un muro no es algo que solucione nada”.

Advertisement

Al menos 15 periodistas llegaron este jueves al museo en la colonia Roma para ver la pieza. Llevamos meses escuchando las comparaciones que hacen los líderes de opinión sobre el Muro de Berlín y el muro que el mandatario estadounidense quiere construir en la frontera entre México y Estados Unidos.

El morbo podría incrementar el valor de este bloque. Un representante de la subasta calcula que los postores podrían llegar a pagar entre 650 mil y 900 mil pesos para adquirir el pedazo de muro.

Advertisement

El fragmento número 266 se ha exhibido en la Ciudad de México desde 1990. Ese año Sordo viajó a Berlin para comprar la pieza. El abogado y coleccionista de arte pagó aproximadamente 30 mil dólares.

Advertisement

Al caer el muro, el gobierno alemán regaló y vendió cientos de fragmentos a museos y coleccionistas en todo del mundo. Los alemanes también usaron el concreto para construir carreteras.

El fragmento número 266. Cortesía de El Museo de Historia Moderna de México.

“Cuando se empezó a desmontar el muro, se convirtió en un símbolo contrario de lo que era”, me dijo el director del museo. “Cuando estaba puesto, era un símbolo de opresión, división, arbitrariedad y de separación de las personas. Pero ya ha caído, lo adoptó la juventud como un símbolo de libertad, de democracia, de todo lo contrario a la dictadura y opresión”.

Sin embargo, la historia en Alemania no necesariamente impulsó a otras naciones a tumbar sus propios muros. Algunos expertos en geografía calculan que, casi tres décadas después de la caída del Muro de Berlin, hay al menos 70 bardas o muros que separan a vecinos como Israel y Palestina, España y Marruecos, Grecia y Turquía, entre otros.

Advertisement

El Museo de Historia Moderna de México cerrará sus puertas este año ya que no cuenta con el financiamiento para seguir operando. Sordo está buscando un nuevo hogar para la colección del museo, la cual incluye varias reliquias de la Guerra Fría.

“Yo ya lo tuve 30 años. Ya no la puedo tener”, me dijo Sordo sobre el bloque número 226. “Me da mucho gusto que vaya ser subastado y adquirido por alguien que lo aprecie y que la pieza siga existiendo para las generaciones de ahora y las del futuro”.