AP

CIUDAD DE MÉXICO – La violencia y la impunidad están empujando a los periodistas mexicanos a tomar cursos de seguridad para protegerse. Las redes de periodismo en México están estableciendo talleres de capacitación para impartir recomendaciones de seguridad ya que las autoridades están haciendo poco para defender a la prensa ante las amenazas del narcotráfico y los políticos corruptos con sed de venganza.

“La seguridad de los periodistas recae en el estado. Las autoridades son responsables de garantizar el ejercicio periodístico en México”, me dijo Sandra Patargo, coordinadora del área de protección y defensa de Artículo 19, organización global que defiende los derechos de los periodistas. “Las cifras muestran que no se está haciendo lo suficiente”.

Advertisement

De 2010 a la fecha, casi 50 periodistas o empleados de los medios de comunicación han sido asesinados o se encuentran desaparecidos en México por supuestamente ejercer su trabajo, según un informe del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), organización que defiende la libertad de prensa. La situación está empeorando. Este año, cinco periodistas han sido asesinados.

Ahora, algunos periodistas están tomando cursos para proteger su seguridad y la de sus seres queridos.

Advertisement

Hace algunos meses el Consulado de México en Nogales, la Universidad de Arizona y la Knight Foundation impartieron un curso de seguridad para 60 periodistas que cubren la frontera. Se han organizado cinco talleres de este tipo para entrenar a 180 reporteros. El entrenamiento incluye cursos de “seguridad digital, asesoría legal, esquema editorial y seguridad física”, según un reportaje del diario El Universal.

John Gibler, periodista independiente y autor, en el taller ‘Reconstrucción de los hechos y la memoria’. Foto de Red Periodistas de a Pie.

El periódico subrayó que los cursos también entrenan a los periodistas a cómo protegerse en manifestaciones violentas donde hay disparos o explosiones.

Advertisement

Varias organizaciones también están impartiendo talleres para que los periodistas mexicanos aprendan a resguardar su ciberseguridad y para que los ciudadanos denuncien la violencia.

Rompe el Miedo es una red de periodistas que se fundó en 2013 para monitorear los ataques contra la prensa. La organización lanzó una campaña en redes sociales para que los usuarios de internet compartan información sobre agresiones a la prensa.

Advertisement

“Nos toca como sociedad, como periodistas, como defensores de derechos humanos tener que hacer ciertas cosas nosotros mismos”, me dijo Sandra Patargo, quien también es coordinadora de Rompe el Miedo. “Ponemos mucho énfasis en que los periodistas se hagan cargo de su seguridad sin dejar de exigir al estado que cumpla con sus obligaciones”.

Periodistas de Jalisco, Guerrero y Veracruz en un taller de Red Periodistas de a Pie en agosto 2016. Foto de Red Periodistas de a Pie.

“Lo que hacemos es enseñarles que existen muchas otras redes de periodistas que han pasado por la misma situación”, me dijo Jade Ramírez, coordinadora de libertad de expresión de la Red. “Formar un colectivo de alguna manera te permite seguir haciendo lo que te apasiona, lo que en algunos casos es la misión de la vida, el periodismo”.

Muchos periodistas que han sido amenazados se han visto obligados a dejar su profesión, me dijo Ramírez. Algunos están desmoralizados. Los sueldos son bajos, casi nadie está contratando y los riesgos son enormes.

La mayoría de los casos de periodistas asesinados permanecen impunes, según un informe publicado por CPJ este miércoles – Día de la Libertad de Prensa. El frágil estado de derecho afecta a todos los mexicanos. Según un informe del Índice Global de Impunidad, menos del 1% de los delitos en México son castigados.

Periodistas de Jalisco, Guerrero y Veracruz en un taller de Red Periodistas de a Pie en agosto 2016. Foto de Red Periodistas de a Pie.

“Es como una luz verde porque saben que pueden seguir atacando, matando, desapareciendo periodistas sin sufrir ninguna consecuencia”, me dijo Carlos Lauría, coordinador del programa para las Américas de CPJ.

Advertisement

Advertisement

Ser periodista en México “no es lógico”, sentenció Lauría.

A pesar de las dificultades y las pocas recompensas, hay muchos periodistas en México que desafían esta lógica para informar al público sobre la corrupción y el crimen organizado. Las redes se han convertido en una herramienta muy importante para la prensa que no se deja amedrentar.

“Hay muchos ejemplos muy importantes de periodistas con mucho coraje y valor que continúan haciendo su trabajo a pesar de las amenazas y a pesar del riesgo que corren. Es admirable”, me dijo Lauría. “Vemos que todavía en todo el país hay periodistas que siguen haciendo su labor de manera consistente a pesar de los dificultades y lo hacen corriendo grandes riesgos”.