AP

Los legisladores republicanos y demócratas llegaron a un acuerdo presupuestario el domingo por la noche para financiar con un billón de dólares las operaciones diarias de casi todas las agencias federales hasta el mes de septiembre. Sin embargo, el presupuesto excluye el dinero que el Presidente Donald Trump había solicitado al Congreso para la construcción del muro en la frontera con México.

El paquete presupuestario asigna 1.5 mil millones de dólares para incrementar la seguridad fronteriza, informó el diario The Washington Post. El plan también agrega 2 mil millones de dólares para las instituciones de salud y 15 mil millones para fortalecer el ejército estadounidense.

Advertisement

Los legisladores no destinaron un solo dólar para el muro fronterizo a pesar de que el director de presupuesto de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, señaló que la estructura era una pieza de negociación clave para evitar la paralización de las operaciones del gobierno.

Trump se la ha pasado tuiteando contra los demócratas.

Cabe desatacar que este presupuesto es el primer proyecto bipartidista que ha sido negociado bajo la presidencia de Trump.

Advertisement

Advertisement

“Este acuerdo es un buen acuerdo para el pueblo estadounidense, y deja la posibilidad de una parálisis del gobierno fuera de la mesa”, dijo el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, en un comunicado.

Los diputados votarán el paquete en los próximos días.

Aparentemente la administración Trump se está quedando sin opciones para pagar por el muro.

Durante la campaña presidencial, el entonces candidato sugirió que Estados Unidos podría suspender las remesas que los inmigrantes mexicanos envían a casa para obligar al gobierno mexicano a negociar el pago del muro. El vocero de la Casa Blanca también sugirió imponer un arancel del 20% a las importaciones mexicanas. El Fiscal General estadounidense dijo recientemente que el gobierno podría financiar el muro al suspender los créditos fiscales que se otorgan a los inmigrantes indocumentados.

Las declaraciones son más descabelladas cada día y Trump sigue sin ofrecer un plan concreto y realista para evitar que los contribuyentes estadounidenses acaben pagando por el muro.

Advertisement

Así que por ahora nadie lo va a pagar.