Fusion

Horas después de que Donald Trump se convirtiera en el presidente número 45 de Estados Unidos la policía y los manifestantes chocaron en las calles a tan solo unas cuadras del desfile de inauguración en el centro de Washington D.C.

A pesar de que la mayoría de las protestas fueron pacíficas, un grupo de decenas de personas se enfrentó con la policía metropolitana en la calle K. La policía lanzó gas lacrimógeno y granadas especiales para dispersar y desorientar a los manifestantes. De acuerdo con el Washington Post, varios manifestantes lanzaron objetos a la policía, incluyendo ladrillos y basureros.

Un grupo de personas tiró puestos de periódico y basureros y les prendió fuego en medio de la calle para formar una barricada.

Los manifestantes también rompieron las ventanas de varios negocios en el centro de Washington, incluyendo un McDonalds, un Starbucks, y una limosina.

Los reportes dicen que la policía ha arrestado al menos 95 personas que participaron en las protestas. Todavía no hay indicaciones de cómo la violencia de este viernes puede afectar la Marcha de las Mujeres en Washington mañana. Se espera que cientos de miles de personas participen en la marcha.