El funeral de Valdez en Culiacán. AP

CIUDAD DE MÉXICO — Cientos de periodistas se reunieron el martes afuera de la Secretaría de Gobernación para protestar el asesinato de su colega Javier Valdez, un experto sobre la guerra contra el narcotráfico que fue baleado el lunes en Culiacán, Sinaloa. Los manifestantes, incluyendo el actor Diego Luna y la periodista Carmen Aristegui, exigieron un alto a la impunidad. Los reporteros también se dieron ánimo para continuar informando a la sociedad– una dura tarea que paga poco y representa altos riesgos.

“Javier Valdez y todos los demás y todas las demás que han perdido la vida en este camino deben significar un motor para nosotros”, declaró Aristegui ante los manifestantes. “No al silencio. No a la autocensura. No al miedo”.

Advertisement

“Aquí juntos tenemos que darnos valor para seguir informando, para seguir reportando, para seguir investigando, para seguir denunciando, para seguir opinando, para decir, decir y decir”, subrayó la presentadora que tumbó la credibilidad del gobierno de Enrique Peña Nieto al publicar el reportaje de la Casa Blanca en su sitio web.

Los periodistas llevaron velas y pancartas. Las frases de Valdez se proyectaron sobre el edificio de la Secretaría: “No al silencio”.

Advertisement

Advertisement

Al menos seis periodistas han sido asesinados en lo que va del año. Pero la mayoría no se raja. Algunos se sienten más empoderados para continuar con su trabajo y, si es necesario, morir en el intento.

“No se puede uno callar o dejar de decir lo que pasa en un contexto así. Riesgos van a haber siempre”, me dijo Heriberto Paredes Coronel, un periodista freelance de 33 años de edad que cubre temas de violencia en Michoacán y Tamaulipas. “Sigo allí porque me parece importante reportear, contar lo que está sucediendo en México para tratar de encontrar respuestas, lógicas, y modelos de comprensión”.

Heriberto Paredes Coronel. Foto de Anna-Catherine Brigida.

“El sueño de Javier no terminó cuando lo mataron. El sueño de Javier sigue”, me dijo Alejandro Paiz Varela, director de contenido en Sin Embargo y amigo de Valdez. “Si los periodistas no pueden cambiar nada, ¿qué estamos haciendo aquí?”.

Los manifestantes recordaron a Valdez como un periodista implacable cuyas crónicas y libros incomodaron a los narcos y políticos corruptos.

Advertisement

“Tengo que decirlo, con miedo y con coraje, indignación y tristeza. Somos muchos los reporteros que buscamos la nota en plena incertidumbre, que tenemos claro que algún día un balazo puede llegar antes que nosotros”, escribió Valdez en su libro Con una Granada en la Boca.

Las autoridades aún no tienen un sospechoso en el caso del asesinato de Valdez. Sus colegas saben bien porque murió.

Los periodistas mexicanos prometen seguir el ejemplo de Valdez. Foto de Anna-Catherine Brigida.

“No tenemos ninguna duda: el origen del crimen de Javier Valdez está en su trabajo periodístico relacionado con los temas del narcotráfico”, aseguró un artículo publicado en Riodoce, el portal de noticias fundado por Valdez . “No sabemos de qué parte, de qué familia, de qué organización provino la orden. Pero fueron ellos”.

Advertisement

El martes, varios medios, incluyendo Fusion en español, decidieron no publicar nada para honrar a los periodistas muertos. La protesta #UnDiaSinPeriodismo buscó subrayar la importancia de una prensa libre y lo que pasa cuando el periodismo se apaga.

Advertisement

“Cuando algo pasa así, da rabia, da miedo, pero hay que seguir”, me dijo el periodista Paredes Coronel. “Hay que seguir el ejemplo de los compañeros que llegaron hasta un punto en donde pese a su riesgo, no se callaron y no dejaron de capturar lo que estaba pasando. Frenar el trabajo, no lo veo posible”.