Un estudio sobre conflictos armados que se presentó esta semana en Londres, Inglaterra posicionó a México como una de las zonas de conflicto más letales del mundo.

La “Encuesta de Conflictos Armados de 2017” publicada por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, por sus siglas en inglés), subrayó que México es la segunda nación más mortífera en el mundo después de Siria, país en Medio Oriente que atraviesa una sangrienta guerra civil. El régimen sirio ha usado armas químicas para atacar a su propia población.

Advertisement

Al parecer, la noticia captó la atención del presidente estadounidense Donald Trump, quien retuiteó una publicación del portal Drudge Report que hablaba sobre el informe. Trump aparentemente buscaba reafirmar su discurso de que México es un lugar extremadamente peligroso.

Imagen de captura de Twitter.

El estudio del IISS asegura que casi 23,000 personas fueron asesinadas en México en 2016 por conflictos entre los cárteles del narcotráfico y durante los encuentros violentos entre las fuerzas armadas del estado y las organizaciones criminales. También subraya que 105,000 personas fueron asesinadas durante el sexenio del Presidente Felipe Calderón (2006-2012).

Advertisement

Advertisement

Sin embargo, el gobierno mexicano afirma que el reporte “carece de cualquier rigor metodológico” y que México registra tasas de homicidio mucho menores a las de países latinoamericanos como Honduras, Belice, Venezuela y Brasil.

“La estimación total de homicidios dolosos a nivel nacional en 2016 aún no ha sido publicada por el INEGI, por lo que se desconoce el origen de la cifra utilizada en el reporte”, escribió la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en un comunicado publicado en conjunto con la Secretaría de Gobernación (SEGOB).

“El reporte señala de manera irresponsable la existencia de un ‘conflicto armado (no internacional)’ en México”, señalaron las dependencias. “Ello es incorrecto; la existencia de grupos criminales no es un criterio suficiente para hablar de un conflicto armado no internacional”.

Durante la presentación del estudio, John Chipman, director ejecutivo de IISS, dijo que 35,433 personas han sido desplazadas por la violencia en México desde el año 2007. Esta cifra supuestamente se obtuvo al revisar las estadísticas que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) publicó en mayo de 2016.

“El número de muertos en el conflicto mexicano supera a los de Afganistán y Somalia. Esto es aún más sorprendente considerando que casi todas las muertes se pueden atribuir en casi todos los casos a armas pequeñas”, afirmó Chipman durante el lanzamiento del informe. “El conflicto en México está marcado por la ausencia de artillería, tanques o aviones de combate”.

Advertisement

Algunas cifras coinciden y otras varían. Algunos medios mexicanos informaron que durante todo el 2016, se registraron 20,842 asesinatos intencionales y que 2011 fue el único año que superó esa tasa de homicidios con 22,852 asesinatos.

Advertisement

Los autores del informe defendieron su investigación ante el comunicado del gobierno mexicano.

“El gobierno [mexicano] no informa regularmente del número de homicidios relacionados con el crimen organizado. De hecho, a veces pasan años sin que se informe de esto. Si publicaran este número mensual, o al menos anualmente, estaríamos encantados de usarlo”, un representante de la organización le dijo al portal Univision Noticias. “Por ello, los homicidios intencionales son los más cercanos con los que podemos llegar a medir la intensidad del conflicto mexicano”.

IISS también señaló en entrevista con Univision Noticias que incluyó a México en su lista de zonas de conflictos armados ya que los cárteles de la droga cuentan con suficientes recursos para amenazar al estado, estos grupos “controlan” algunas zonas del país y existen “fuerzas armadas desplegadas frecuentemente o permanentemente”.

Advertisement

Sin embargo, algunos expertos subrayan que el informe intenta comparar poblaciones sumamente distintas, atribuye la mayoría de los asesinatos al crimen organizado, confunde definiciones y establece conexiones donde no las hay.

Comparar México y Siria es algo problemático por varias razones. En primera instancia, la mayoría de los expertos no considera que México está en una situación de ‘guerra’ en el sentido tradicional”.

Advertisement

Advertisement

Puede que la metodología del informe contenga varios errores. Cabe destacar que las dependencias mexicanas también han sido blanco de críticas por no contar con una metodología contundente para medir los asesinatos relacionados a la guerra contra el narcotráfico e identificar el número de desaparecidos.

El informe, como muchos otros, seguramente no afectará la estrategia frontal del gobierno mexicano para combatir al crimen organizado. Sin embargo, sí ayudará a perpetrar la imagen de un país carcomido por los cárteles. Trump debe estar felíz. Tiene más argumentos para construir el muro.