Getty.

Otro funcionario mexicano ha sugerido que el comportamiento de una víctima de feminicidio tuvo que ver con su muerte. Federico Garza, el procurador del estado de San Luis Potosí, aseguró en entrevista esta semana que el asesinato de una mujer no puede ser considerado un feminicidio si la víctima hizo algo para provocar la agresión.

El Ministerio Público se encuentra investigando cuatro asesinatos de mujeres que ocurrieron en el mes de mayo en varios municipios de San Luis Potosí. A pesar de que el Ministerio está investigando los casos como feminicidios, el Procurador Garza dijo que los asesinatos aún no pueden ser catalogados de esa manera.

Advertisement

“Los cuatro casos de asesinato de mujeres que se han tenido en el mes han sido tratados como feminicidios”, subrayó Garza en entrevista con el portal de noticias La Orquesta. “Pero aún se está evaluando si estos se cometieron de esta manera, o bien si son consecuencias derivadas del propio comportamiento de las víctimas”.

Las Naciones Unidas definen el feminicidio como “un crimen de odio que consiste en el asesinato de una mujer por el hecho de ser mujer”.

Advertisement

Varios ciudadanos y políticos mexicanos han exigido la renuncia de Garza tras sus comentarios.

Advertisement

“Declarar que se evalúa si los asesinatos de mujeres fueron feminicidios o consecuencia derivada del propio comportamiento de las víctimas, denota a todas luces su incapacidad para comprender la grave situación de violencia de género por la que atraviesa la entidad potosina a la que debe procurar justicia”, Maricela Contreras, diputada de la Ciudad de México y presidenta de la comisión especial de delitos cometidos por razones de género, declaró en un comunicado de prensa.

Al parecer las autoridades mexicanas carecen de tacto y sentido común.

Hace algunas semanas, miles de mexicanas lanzaron el hashtag #SiMeMatan para protestar contra una serie de comentarios misóginos publicados en Twitter por la Procuraduría de la Ciudad de México.

La red social se inundó de críticas y miles de personas protestaron en el campus de la Universidad Nacional Autonoma de Mexico (UNAM). Tras la indignación, el procurador capitalino tuvo que salir a disculparse y el titular del área de comunicación renunció.

Advertisement

México tiene uno de los índices más altos de violencia contra las mujeres en el mundo y una cultura misógina profundamente arraigada. Sin embargo, varios funcionarios siguen sin reconocer la problemática. Incluso, son parte del problema.