Getty Images

Donald Trump siempre ha tenido una reputación de mujeriego y tiene un largo historial de actos misóginos. Pero las acusaciones que alegan que Trump ha violado mujeres recibieron atención nacional el viernes pasado cuando se publicó un video en donde se escucha al candidato republicano presumiendo que “cuando eres famoso” puedes hacer lo que quieras con las mujeres —  hasta “agarrarlas por la pussy [vagina]”.

Click here to read this story in English.

Advertisement

Después de que El Washington Post publicara el video y audio, Trump emitió un comunicado en donde insinuó que no era importante y añadió que simplemente se trataba de una “charla de vestuario” entre hombres. Pero ahora todos están prestando más atención a las acusaciones de abuso sexual.

Según una serie de documentos legales, Trump ha sido acusado de violar a una niña de 13 años, violar a su ex esposa, e intentar violar a otra mujer que fue su socia de negocios. Trump niega las acusaciones en su contra— y es importante subrayar que las demandas no comprueban las denuncias. No obstante, las acusaciones son sumamente preocupantes.

Advertisement

La primera acusación (y la más conocida) ese la de Ivana Trump, ex esposa de Donald Trump. En un testimonio en la década de los noventa, Ivana describe una escena horrorosa en la cual Trump la agarró por los brazos, jaló su pelo y la violó durante un arrebato.

Advertisement

Ivana describió el acto como una “violación”. Los detalles de este incidente se dieron a conocer públicamente en 1993, en el libro escrito por el periodista Harry Hurt III titulado “El Magnate Perdido: Las Muchas Vidas de Donald J. Trump”.

Trump niega el incidente y antes de que el libro llegara a las tiendas sus abogados requirieron que Ivana incluyera una declaración al principio del libro en donde se retracta del uso de la palabra “violación”.

"Durante una declaración que ofrecí en relación con mi proceso de divorcio, afirmé que mi marido me había violado”, lee la declaración de Ivana. “Me referí a este hecho como 'violación', pero no quiero que mis palabras se interpreten en un sentido literal o criminal”.

También aclaró que no fue violada y que más bien se sintió “ultrajada”.

Advertisement

La segunda acusación de abuso sexual salió a la luz en 1997. En este caso, Jill Harth dijo que ella y su pareja estaban trabajando con Trump cuando el magnate empezó a hacerle insinuaciones sexuales. También dijo que la miraba de manera inapropiada y que la tocó de manera inapropiada varias ocasiones sin su permiso e “intentó violarla”.

Harth describió una escena en Mar-a-Lago, una propiedad de Trump en Florida, en donde el magnate la empujó contra la pared en el cuarto de uno de sus hijos y la empezó a tocar todo el cuerpo y le subió el vestido.

Advertisement

En una entrevista con The Guardian, Harth dijo que tuvo que detener sus avances y gritó: “¿Qué estás haciendo? ¡Para!”. Dijo que “fue algo sorprendente porque sabía que estaba con George [su pareja], y sabía que ellos estaban en el otro cuarto. ¿Cómo podía estar haciendo esto cuando estábamos ahí para negocios?”.

Trump niega toda la historia y dice que las acusaciones “carecen de mérito”. Sin embargo, Harth mantiene su postura aunque retiró la demanda poco después de que Trump llegó a un acuerdo con su pareja en un juicio separado. (Harth y Trump tuvieron una relación cordial hasta hace poco, cuando las acusaciones salieron otra vez y él las negó. Según The Guardian, eso provocó que Harth decidiera salir a hablar en contra de él). Harth también dice que el equipo de Trump la ha contactado en varias ocasiones pidiéndole que cambie su historia y que niegue lo que pasó. “Dije que no iba hacer eso”, le dijo a The Guardian.

El tercer caso contra Trump es una demanda federal presentada en el Estado de Nueva York en junio de 2016 por una mujer que ha sido identificada por el nombre genérico “Jane Doe”.

Advertisement

Advertisement

La demanda dice que Trump violó a Jane Doe en 1994 cuando ella sólo tenía 13 años de edad. Según los documentos legales, Doe dice que iba a fiestas con Trump y su amigo Jeffrey Epstein—quien ha sido registrado como abusador sexual y ha sido tachado por la prensa como el “multimillonario pedófilo”. Doe dice que Trump inició un contacto sexual con ella en varias de estas fiestas y que supuestamente la violó en una ocasión.

Según la demanda, Trump la amarró a una cama y la empezó a violar en un “ataque sexual salvaje”. Jane Doe dice que le gritó que parara pero él le pegó en la cara y le gritó diciendo “que él haría con ella lo que él deseaba”.

Doe dice en la demanda que Trump la amenazó con arruinar su vida y la de su familia si le contaba alguien sobre lo que había pasado:

“Inmediatamente después de esta violación, Trump me amenazó, que si revelaba cualquier detalle del abuso sexual y físico, yo y mi familia seríamos dañados físicamente o nos matarían”.

La demanda de Jane Doe incluye una declaración de “Tiffany Doe”, otro nombre genérico para proteger la identidad de la persona. Tiffany Doe dijo que Epstein la contrató a ella en la década de los noventa para reclutar a niñas adolescentes para entretener a los invitados en sus fiestas. Tiffany Doe dice que presenció el incidente:

“Yo vi a la Demandante ser forzada a realizar actos sexuales con Donald J. Trump y el Señor Epstein. Tanto el Sr. Trump como el Sr. Epstein fueron avisados de que sólo tenía 13 años de edad”.

En su declaración, Tiffany Doe también dice que vio a Trump forzar a otras menores de edad a darle sexo oral y que fue testigo del “abuso físico” contra ellas “cuando terminaron el acto”.

Advertisement

Advertisement

El viernes pasado, apenas unas horas antes de que se publicara el video obsceno de Trump, un juez federal en Nueva York citó a una sesión en Diciembre para oír los argumentos del caso.

Según los documentos legales, Trump ha negado las acusaciones, diciendo: “Estas acusaciones no sólo son categóricamente falsas, sino desagradables al más alto nivel y claramente presentadas para solicitar la atención de los medios o, tal vez, simplemente tienen motivaciones políticas. No hay absolutamente ningún mérito en estas acusaciones. Punto”.

Nota del editor: Este artículo se publicó originalmente horas antes de que Trump aceptara la nominación republicana para la presidencia el 21 de julio de 2016 en Cleveland, Ohio.

Advertisement

Taryn Hillin is Fusion's love and sex writer, with a large focus on the science of relationships. She also loves dogs, Bourbon barrel-aged beers and popcorn — not necessarily in that order.