AP

El último memorándum de inmigración del Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) incluye una cláusula que le permite a los agentes federales deportar a cualquier persona que encuentren cruzando de manera ilegal la frontera con México. Esto incluye a personas que no son ciudadanos mexicanos.

El nuevo memorándum señala que un agente de la patrulla fronteriza podría deportar a un ciudadano chino a México si el individuo es arrestado al intentar ingresar a los Estados Unidos por la frontera sur.

Advertisement

Lo mismo aplica para cualquier inmigrante que cruce ilegalmente por Canadá. Según el memo, la cláusula se aplicará a los inmigrantes que “no presentan un riesgo al entrar ilegalmente de nuevo o al intentar entrar ilegalmente otra vez”.

McClatchy fue el primer medio en informar sobre la cláusula y después ProPublica.

Advertisement

“Devolverlos a los territorios extranjeros adyacentes de donde vinieron, dependiendo del resultado del procedimiento de su expulsión, le ahorra recursos al Departamento para la detención y la adjudicación de otros extranjeros que son prioridad [para la deportación]”, lee el memorándum firmado por el secretario de DHS John Kelly.

Advertisement

La cláusula también podría aplicarse para algunos inmigrantes menores de edad que se encuentran en proceso de deportación.

En cuanto a los jóvenes extranjeros no acompañados y en la medida permitida por la ley y las obligaciones de los acuerdos internacionales de los Estados Unidos, las autoridades de la CBP y ICE, […] regresarán a los extranjeros […] al territorio extranjero adyacente de donde vinieron dependiendo del resultado del procedimiento de su expulsión”.

La cláusula llega en un tiempo en que la aprehensión de inmigrantes mexicanos en la frontera está en niveles históricamente bajos. En los últimos años los agentes de inmigración han detenido a más inmigrantes provenientes de El Salvador, Guatemala y Honduras que a inmigrantes mexicanos. Sin embargo, la frontera entre los Estados Unidos y México ha tenido nuevos flujos de inmigrantes de Haití, India, Bangladesh, y varias partes de África, según un reportaje del diario L.A. Times.

“Esto significa que si quieres presentar un caso de asilo o lo que sea, consideraremos tu caso pero tendrás que esperar en México”, le dijo un funcionario del DHS a ProPublica.

Advertisement

Algunos expertos afirman que es posible que el plan no sea muy viable ya que México tendría que estar de acuerdo en aceptar a estos deportados. Funcionarios mexicanos ya se han opuesto a un plan que deportaría a los deportados centroamericanos por México. Es muy posible que el plan también se tope con problemas legales en los Estados Unidos.

“Estos memorándums confirman que la administración de Trump está dispuesta a pisotear el debido proceso legal, la decencia humana, el bienestar de nuestras comunidades, y las protecciones a los jóvenes vulnerables, en búsqueda de una política de deportación híper-agresiva”, dijo Omar Jadwat, director del Proyecto de los Derechos de Inmigrantes.

Advertisement

“Sin embargo, el Presidente Trump no tiene la última palabra aquí — las cortes y el público no permitirían que este sueño anti-estadounidense se haga una realidad”, le dijo Jadwat a Fusion.