AP

La nueva administración Trump se está preparando para negociar con el gobierno mexicano pero al parecer la Casa Blanca ni siquiera sabe con qué tipo de sistema político va a tratar.

En su primera conferencia de prensa el vocero de la Casa Blanca Sean Spicer se refirió al Presidente Enrique Peña Nieto como el “primer ministro de México”, en lo que fue una de las muchas metidas de pata que tuvo este fin de semana.

Advertisement

La prensa estadounidense se le fue encima a Spicer después de que éste literalmente regañara a los reporteros por supuestamente mentir acerca del número de personas que asistió a la toma de posesión. Para defender la declaración falsa de Spicer, la asesora de Trump y directora de su campaña, Kellyanne Conway, tuvo que salir a atajar las críticas acuñando el término alternative facts o “hechos alternativos” — lo que generó burlas y memes en redes sociales.

Después de pasar la mayor parte de la conferencia atacando a los medios, Spicer habló de lo que viene en política internacional. “Trump también habló con el Primer Ministro Peña Nieto de México y habló de una visita sobre comercio y seguridad que ocurrirá el 31 [de enero]”.

Advertisement

La cancillería mexicana informó que los Secretarios de Relaciones Exteriores y Economía, Luis Videgaray e Ildefonso Guajardo, se reunirán esta semana en Washington D.C. con miembros clave del equipo de Trump, como Jared Kushner, su yerno y asesor de la Casa Blanca y Steve Bannon, jefe de estrategia política.

Advertisement

El domingo Trump dijo que su gobierno comenzará a renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá. Y en su característico tono cuando se trata de alabar señaló, “México ha sido estupendo de hecho, estupendo, y el presidente ha sido realmente asombroso…Y creo que vamos a tener un muy buen resultado para México, Estados Unidos y todos los involucrados”.

Se espera que el equipo de Trump presione a México para poder cumplir sus amenazas en los temas de migración, comercio y seguridad. Un funcionario del gobierno canadiense declaró al  periódico The Globe and Mail que Estados Unidos planea dedicarse a México.